¿Qué fue el Reparto de África? definición, historia, y consecuencias

Mercedes Roch
Lic. en Historia

Definición

El reparto de África, también conocido como la Conferencia de Berlín, fue un evento crucial que tuvo lugar entre noviembre de 1884 y febrero de 1885. Durante esta conferencia, las principales potencias coloniales de Europa se reunieron para negociar y acordar la división de territorios en el continente africano.

Este proceso tuvo una profunda influencia en la configuración política y socioeconómica del continente: la explotación de recursos, el despojo de tierras, la imposición de sistemas políticos y la creación de divisiones étnicas artificiales han contribuido a los desafíos que África enfrenta en la actualidad en términos de desarrollo, estabilidad política y cohesión social.

Contexto histórico

El contexto histórico del reparto de África se sitúa a finales del siglo XIX, período en el cual las principales potencias europeas buscaban expandir su influencia y obtener recursos en diferentes partes del mundo. La razón de ello estuvo dada por factores tanto económicos como políticos: por un lado, la Revolución Industrial impulsó un rápido crecimiento de los países europeos, generando una mayor demanda de recursos naturales y la necesidad de nuevos mercados para insertar sus productos manufacturados; por otro lado, las potencias europeas competían entre sí para establecer colonias y dominio sobre territorios en diferentes partes del mundo con el objetivo de expandir su poder político.

Sumado a ello, durante este período, se desarrollaron y difundieron ideologías que justificaban la expansión colonial. Ideas como el positivismo, el darwinismo social y el racismo científico entendían que las razas europeas eran superiores y creían necesario llevar la civilización a los pueblos considerados «primitivos».

Finalmente, en ese contexto, los exploradores europeos se aventuraron cada vez más en el continente africano, a menudo financiados por sociedades geográficas y organizaciones científicas, lo cual permitió obtener una mayor información geográfica, botánica y antropológica que despertó el interés europeo en África por su gran potencial económico.

Características

El reparto de África se caracterizó por diversas variables que hicieron del mismo un evento único en la historia. En primer lugar, las potencias europeas reunidas en la Conferencia de Berlín (1884-1885) acordaron la división del continente africano en esferas de influencia y áreas de control, estableciendo límites y fronteras coloniales arbitrarias, que no tenían en cuenta las realidades étnicas, culturales o políticas de las comunidades africanas. En ese sentido, otra característica destacada del reparto de África fue la completa ausencia de participación o consulta de los africanos en el proceso de división territorial.

Así, las potencias coloniales impusieron sus sistemas políticos, administrativos y legales en los territorios colonizados, a menudo a través de estructuras autoritarias y opresivas. De esta forma, ejercieron un control completo sobre los territorios colonizados, logrando su principal objetivo: la explotación de los recursos naturales africanos y la creación de nuevos mercados en el continente.

Finalmente, como se mencionó anteriormente, el reparto de África se basó en ideologías del imperialismo y de racismo científico que justificaban la expansión colonial europea. Las nociones de superioridad racial y de una supuesta necesidad de «civilizar» a los pueblos africanos considerados «primitivos» influyeron en la mentalidad de las potencias coloniales y en su justificación para la dominación colonial.

Consecuencias

El reparto de África tuvo importantes consecuencias, muchas de las cuales perduran hasta la actualidad. En principio, es preciso señalar que se aplicaron prácticas extractivistas sin límites, tanto de los minerales (como el oro, diamantes y cobre) como de los productos agrícolas (como el caucho, el aceite de palma y el marfil). Asimismo, esta operación implicó la apropiación de vastas extensiones de tierras por parte de las potencias coloniales lo cual resultó en el desplazamiento forzado de muchas comunidades africanas de sus territorios tradicionales.

Además de lo señalado, una de las consecuencias fundamentales de reparto de África se encuentra asociada a la conformación de las fronteras nacionales. Incluso si hoy en día se observa un mapa del continente, se puede notar que varios de los límites fronterizos están delineados por líneas rectas, es decir, que las mismas se establecieron de forma arbitraria, ignorando las divisiones étnicas existentes. Esto llevó a la agrupación de diferentes etnias dentro de un mismo territorio colonial, lo que generó conflictos étnicos que en muchos países africanos persisten hasta la actualidad.

Por último, la colonización europea dejó un legado de dependencia económica y subdesarrollo en África. Las potencias coloniales priorizaron la extracción de recursos y no invirtieron lo suficiente en el desarrollo de infraestructuras, educación o servicios sociales en las colonias, contribuyendo a la persistencia de altos niveles de pobreza, desigualdad y falta de desarrollo en muchas partes de África.


Referencias bibliográficas

Rodney, W. (1972). “Cómo Europa subdesarrolló a África”. México: Siglo XXI Editores.

Autora

Escrito por Mercedes Roch para la Edición #124 de Enciclopedia Asigna, en 06/2023. Mercedes es Profesora y Licenciada en Historia, egresada de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Maestranda en Estudios Culturales Latinoamericanos. Autora de Primeras (Editorial Malisia).