Definición de Patriarcado historia, características, y ejemplos

Mercedes Roch
Lic. en Historia

El patriarcado es el sistema por el cual se establece el dominio masculino sobre el resto de la sociedad. El concepto fue utilizado en primera instancia por la sociología para referir a los sistemas propios de las comunidades primitivas por las cuales el jefe de familia tenía la potestad sobre los hijos, las mujeres, los esclavos y los bienes. Sin embargo, en los años 70, la teoría feminista retomó el concepto para referir que el mismo, aunque con modificaciones, pervive hasta la actualidad.

Según el feminismo, al haber dominado también los aspectos ideológicos y normativos, el sistema patriarcal se sigue reproduciendo, muchas veces de forma inconsciente. Ello afecta a las mujeres no solo en términos de violencia física, cuando es el caso, sino también en el acceso a los puestos de poder, en la división de las tareas domésticas, entre otras.

Historia

En primer lugar, es importante señalar que el patriarcado es histórico. Ello significa que surgió en algún momento del pasado producto de una construcción sociocultural, es decir que no se trata de un sistema natural, ni mucho menos universal.

Según la historiadora Gerda Lerner, el surgimiento del patriarcado podría haber ocurrido entre el 3100 y el 600 a.C. en el Oriente Próximo. Tal como establece en su libro “La creación del patriarcado” (1986), el origen del mismo se encontraría estrechamente vinculado con la revolución neolítica que impulsó la división sexual de las tareas y dio lugar a las primeras sociedades estatales. En otras palabras, hasta el momento, las comunidades habían vivido de forma relativamente igualitaria y con pocas diferencias basadas en el sexo biológico, hasta que surgió la figura del patriarca como aquel que rige sobre la familia y sus posesiones. Por esta razón, se entiende que el patriarcado está fundamentado, desde sus orígenes y hasta la actualidad, en las relaciones de parentesco, la heteronormatividad y los roles de género estereotipados.

Según diversos pensadores, el patriarcado se habría sustentado en el poder de los padres hasta la Edad Media. Sin embargo, el paso a la Edad Moderna y el ascenso de la burguesía habrían dado lugar a la conformación de una “fratria”, es decir, a un pacto entre varones por el cual se reconocen a sí mismos como hermanos que deben salvaguardar al sistema patriarcal en las nuevas condiciones de la modernidad. Este sistema sería el que perdura hasta la actualidad.

Características

El patriarcado es un sistema que cuenta con características específicas:

• Se trata de un tipo de organización social que legitima el dominio masculino.

• Es un producto histórico y sociocultural que, incluso siendo el sistema de dominación más antiguo, aún pervive.

• Impone la desigual distribución de los derechos y de los recursos.

• Se basa en la solidaridad intragénero por la cual los varones oprimen a las mujeres en distintos grados que van desde los micromachismos hasta los feminicidios.

• Está rodeado por un conjunto de valores, costumbres, ideologías y estereotipos que ayudan a que se siga reproduciendo, muchas veces de forma inconsciente e incluso por parte de las mujeres.

• Este sistema ha creado la ilusión de que los estereotipos sexuales y los roles de género son naturales y universales, invisibilizando así que están permeados por ideología.

Ejemplos

Si bien constituye un sistema antiguo, como decíamos, aún perdura hasta la actualidad. Ejemplo de ello es la dependencia económica que viven gran cantidad de mujeres debido a que acceden a trabajos que tienen un salario más bajo o producto del “techo de cristal” que inhabilita a las mujeres a tener puestos de jerarquía.

Otro ejemplo que da cuenta de la vigencia del patriarcado son los distintos tipos de violencia que sufren las mujeres por el hecho de ser mujeres, ya sea la violencia doméstica manifestada en maltratos psicológicos o físicos, o el acoso sexual y las violaciones sexuales.

Por otro lado, los estereotipos también dan cuenta de la presencia de este sistema. Por ejemplo, la naturalización de la idea acerca de que las mujeres son sensibles y los hombres son fuertes es muestra de ello. Es de destacar que dicha cuestión también afecta a los hombres, como sucede en los casos en que se enseña a los niños que no deben llorar para evitar ser femeninos.

Definición siguiente. Feminismo >>

Referencias bibliográficas

Lerner, G. (2022). “La creación del patriarcado”, Buenos Aires: Paidós.

Rivera Garretas, M.M. (2005). “La diferencia sexual en la historia”, España: PUV (Pub. Universitat de Valencia)

Autora

Escrito por Mercedes Roch para la Edición #115 de Enciclopedia Asigna, en 09/2022. Mercedes es Profesora y Licenciada en Historia, egresada de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Maestranda en Estudios Culturales Latinoamericanos. Autora de Primeras (Editorial Malisia).