Definición de Prehistoria características, y etapas

Mercedes Roch
Lic. en Historia

La Prehistoria responde al período comprendido entre el origen de la humanidad y la aparición de la escritura, así mismo, se lo divide en la Edad de Piedra y la Edad de los Metales, haciendo referencia a los elementos con que las sociedades fabricaron sus herramientas.

La historiografía ha dividido el estudio del tiempo pasado en grandes períodos tomando en consideración las estructuras sociales, económicas, políticas y culturales predominantes. La periodización más difundida es la de tipo occidental, la cual establece una serie sucesiva de etapas que van desde la Prehistoria hasta la actualidad.

Características

Se conoce como Prehistoria al período de la Historia que abarcó desde la aparición de los primeros humanos hasta el surgimiento de la escritura, presuntamente inventada en Oriente Próximo alrededor del 3300 a.C. Este período se caracterizó por la capacidad de los seres humanos de modificar el ambiente con el fin de lograr la supervivencia, por vínculos políticos basados en relaciones de parentesco, por la utilización de herramientas hechas a base de elementos naturales, por la creación de cultura y por la complejización paulatina de las sociedades.

Si bien se trata de una categoría de análisis difundida para estudiar a las sociedades que antecedieron a la Edad Antigua, el concepto de Prehistoria ha sido muy discutido por tres motivos principales. Por un lado, porque ni los homínidos ni la escritura aparecieron en un solo lugar y al mismo tiempo, sino que fue un proceso que abarcó distintas regiones y temporalidades. Por otro lado, la inexistencia de escritura no sería causa necesaria para nombrar a dichas sociedades como carentes de historia puesto que las fuentes escritas no describen la verdad absoluta sino que deben ser tan interpretadas como las fuentes materiales con que leemos este período histórico. Finalmente, porque existieron civilizaciones como los incas o los mexicas en América o los Jemeres en Asia que se consideraron prehistóricas por no tener escritura pero que, sin embargo, tuvieron sociedades complejas con instituciones estatales y estructuras tributarias.

Clasificación de las etapas prehistóricas

Para un mayor entendimiento del período prehistórico, el mismo se ha dividido en dos etapas principales diferenciadas según sus características específicas. La primera etapa es la comprendida entre el surgimiento de la humanidad hasta el año 5.000 a.C y se conoce como Edad de Piedra. La segunda etapa, llamada Edad de los Metales, comenzó en el año 5.000 a.C y finalizó con la aparición de la escritura que, según el consenso historiográfico, habría surgido alrededor del 3.000 a.C.

La Edad de Piedra, denominada de esa forma porque las herramientas creadas por los humanos eran elaboradas fundamentalmente a base de dicho material, a su vez se divide en tres períodos sucesivos:

Período Paleolítico: se trata de la etapa más antigua de la Prehistoria iniciada a partir de la fabricación de las primeras herramientas, lo cual se estipula que sucedió entre 2 millones y 500.000 años antes del presente. Durante este período las poblaciones se agrupaban en bandas u hordas vinculadas entre sí por lazos de parentesco. Debido a que eran grupos cazadores-recolectores, se trasladaban por distintos lugares persiguiendo a su alimento lo cual favoreció la expansión del humano sobre las distintas regiones del planeta. Asimismo, en este período se descubrió el fuego, lo cual generó una gran cantidad de ventajas para la supervivencia humana como la cocción de los alimentos, la iluminación o el calor frente al frío.

Período Mesolítico: por mucho tiempo a este período se lo reconoció como una etapa intermedia entre dos grandes momentos de la humanidad. Hoy en día se sabe que en el Mesolítico acontecieron eventos importantes como las primeras domesticaciones de animales, la diversificación de la alimentación de las comundiades y la aparición de los primeros asentamientos. Las armas, a su vez, se perfeccionaron.

Período Neolítico: durante este período se produjo una revolución socioeconómica de gran importancia caracterizada por la aparición de nuevas actividades de subsistencia como la agricultura y la ganadería; el sedentarismo; el surgimiento de las aldeas; y la complejización de las estructuras sociales provocada por la división del trabajo. Además, las mayores facilidades para la obtención de alimentos dieron por resultado un fuerte crecimiento demográfico.

Por su parte, la Edad de los Metales, caracterizada por el surgimiento y utilización de la metalurgia, se divide en:

Edad de Cobre: este metal, al ser maleable, fue el primero en ser utilizado. Primero fue moldeado crudo mediante golpes y luego se descubrió que podía fundirse. Con la fundición del cobre se crearon armas sofisticadas que eran más resistentes que las armas elaboradas con piedras.

Edad de Bronce: en este período se descubrió que el cobre se podía alear con otros metales como el estaño y fue de esa forma que se creó el bronce. El mismo se utilizó para crear nuevas herramientas como espadas, cuchillos y puñales. Asimismo, también se descubrió el vidrio el cual fue utilizado fundamentalmente en rituales funerarios.

Edad de Hierro: el hierro fue el último metal trabajado en la Prehistoria y fue utilizado para fabricar armas más fuertes, construir embarcaciones, edificar ciudades. No obstante, el uso del hierro fue realmente explotado ya en tiempos históricos.

Definición siguiente. Período >>

Referencias bibliográficas

Alimen, Marie-Henriette; Steve, P. Marie-Joseph (1973) “Prehistoria. Volumen 1”. Madrid: Siglo XXI Editores.

Autora

Escrito por Mercedes Roch para la Edición #111 de Enciclopedia Asigna, en 05/2022. Mercedes es Profesora y Licenciada en Historia, egresada de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Maestranda en Estudios Culturales Latinoamericanos. Autora de Primeras (Editorial Malisia).