Definición de Positivismo historia, características, y pensadores

Mercedes Roch
Lic. en Historia

El positivismo es una corriente de pensamiento surgida en el siglo XIX a partir del impulso inicial del filósofo francés Auguste Comte, quien propuso estudiar a los fenómenos sociales y naturales aplicando un mismo método empírico en base al análisis de datos fácticos.

Esta corriente entiende que tanto la sociedad como la naturaleza, responden a leyes generales que se deben rastrear científicamente, evitando las afirmaciones metafísicas y teológicas que no son susceptibles de ser comprobadas de manera empírica. De esta forma, según el positivismo, para acceder al conocimiento verdadero, se debe seguir un método científico que implica la observación, la experimentación y el análisis inductivo.

Historia

El positivismo surgió en Francia en el siglo XIX como reflejo de la época que se estaba viviendo. Por un lado, la Ilustración había sentado las bases para pensar la realidad tomando como herramienta a la razón. Por otro lado, el triunfo de la Revolución Francesa había generado cambios en la forma de concebir el mundo, poniendo el eje en la necesidad de analizar a la sociedad como un objeto de estudio científico.

En ese contexto, el pensador Auguste Comte, con la influencia de su mentor Henri de Saint-Simon, estableció que todo conocimiento científico debía ser factible de ser comprobado por medio de un método científico. La novedad fundamental fue que en sus libros “Curso de filosofía positiva” (1842) y “Discurso sobre el Espíritu Positivo” (1844), Comte no solo se explayó sobre las llamadas ciencias duras (como la matemática, la física y la química), sino que también asoció el método científico a las ciencias sociales. Según el pensador, estas últimas eran las más complejas y las más necesarias ya que estudiaban al ser humano en tanto ser social.

Las ideas positivistas tuvieron un gran impacto y, desde mediados del siglo XIX, se expandieron rápidamente por Europa. Para principios del siglo XX, la popularidad de esta corriente de pensamiento era tal que la mayoría de los pensadores adscribían a la misma, aceptando que el método científico era el único medio para acceder al conocimiento verdadero.

Es de destacar que la expansión del positivismo dio lugar al surgimiento de diversas corrientes como el neopositivismo, el positivismo conceptual, el positivismo ideológico y el positivismo realista, entre otras. Asimismo, esta corriente tuvo un rol fundamental en el surgimiento y desarrollo de nuevas ciencias sociales como la sociología y la antropología, a la vez que también brindó a la disciplina histórica el carácter de ciencia al otorgarle un método científico.

Características

El positivismo cuenta con una serie de características particulares que lo diferencian de otras corrientes de pensamiento. En primer lugar, el mismo establece que el método científico constituye la única forma de acceder al conocimiento válido, ya sea que estemos hablando de fenómenos naturales como de fenómenos sociales. Por esa razón, esta perspectiva recae en el monismo metodológico, es decir, que establece que existe un único método para el análisis de todos los fenómenos.

Debido a que establece que todo fenómeno debe ser comprobado científicamente, el positivismo es contrario a las teorías metafísicas, teológicas y subjetivas. De hecho, uno de las metas principales de esta corriente consiste en alcanzar la objetividad al momento de analizar los hechos sociales, dejando de lado los prejuicios y las emociones intrínsecas al ser humano. Así, para acceder a este tipo de conocimiento en ciencias sociales, se utilizan la matemática y las estadísticas como la forma de obtener datos fácticos. La técnica más utilizada es la de encuestar a una porción significativa de la población para inferir los resultados generales. En este punto, es preciso señalar que el positivismo busca explicar los fenómenos por medio de leyes causales universales.

Finalmente, otra característica del positivismo es que dicha corriente confía en el método inductivo como la única forma útil de acceder al conocimiento. En esta misma línea, le brinda una importancia radical a las pruebas documentales y desestima las interpretaciones de los pensadores. Por esa razón, los trabajos positivistas clásicos se encuentran repletos de documentación pero cuentan con muy poco análisis intelectual.

Principales pensadores del movimiento

• Auguste Comte: (1798-1857) fue un filósofo de la ciencia, reconocido como el fundador del positivismo. Sus ideas tuvieron un gran impacto en la creación de las ciencias sociales, fundamentalmente de la sociología.

• John Stuart Mill: (1806-1873) fue un pensador y teórico de la economía. Sus ideas sobre el utilitarismo fueron influyentes en el desarrollo del liberalismo clásico como corriente económica.

• Émile Durkheim: (1858-1917) fue el fundador de la sociología como disciplina científica y su obra “Las reglas del método sociológico” constituyó un gran avance en las ideas positivistas sobre el análisis de la sociedad.


Referencias bibliográficas

Comte, A (2004), “Curso de Filosofía Positiva”, Buenos Aires: Ediciones Libertador.

Autora

Escrito por Mercedes Roch para la Edición #117 de Enciclopedia Asigna, en 10/2022. Mercedes es Profesora y Licenciada en Historia, egresada de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Maestranda en Estudios Culturales Latinoamericanos. Autora de Primeras (Editorial Malisia).