Definición de Fenotipo ejemplos de los factores genéticos y ambientales

Tatiana Bengochea
Lic. en Ciencias Biológicas

El fenotipo incluye a todos los rasgos y características observables y mensurables de un individuo. Cuando hablamos de fenotipo, no sólo nos referimos al aspecto físico de un organismo, como la talla o el color del pelaje, sino también a todos aquellos rasgos comportamentales y fisiológicos del mismo, como por ejemplo la temperatura óptima de determinada enzima, o el momento de la vida en la que se alcanza la madurez sexual. El fenotipo de un individuo se encuentra determinado por la interacción entre dos tipos de factores: genéticos y ambientales.

Los factores genéticos y ejemplos como determinantes del fenotipo

Con factores genéticos nos referimos a la información genética que porta el individuo en sus moléculas de ADN, es decir, a la composición de sus genes. A esto se lo denomina genotipo.

Algunos tipos de características, como las que estudió Mendel en sus cruzamientos experimentales de la planta de guisante, se determinan por un único gen. Por ejemplo, Mendel observó que sus plantas presentaban dos fenotipos posibles diferentes en relación con el color de su flor: eran blancas o violetas.

Hoy, sabemos que el hecho de que se exprese uno u otro fenotipo depende de la combinación de alelos que presente la planta en el gen que codifica dicha característica. Si es un homocigota recesivo, tendrá dos alelos para color de flor blanco, y presentará flores blancas.

Si, por el contrario, es un homocigota dominante, tendrá en su genotipo dos alelos para el color de flor violeta, y presentará flores violetas. Por último, si se trata de un heterocigota y presenta un alelo dominante y uno recesivo, se expresará el dominante, y entonces la planta tendrá flores violetas. Aquí observamos que a pesar de que en los últimos dos casos los genotipos son diferentes (tienen distinta combinación de alelos), el fenotipo es el mismo (flores violetas).

Sin embargo, la mayoría de los rasgos fenotípicos se encuentran influenciados por la interacción de muchos genes, y se dice que son características poligénicas. Es por esta razón que, en estos casos, no se observan grandes diferencias fenotípicas entre grupos de individuos, sino que existe una variación continua en la que se observan pequeñas diferencias.

Un ejemplo de esto es la talla de las personas. En la realidad no observamos dos grandes grupos de personas, uno de altos y otro de bajos, sino que existe un continuo de diferentes tallas. Si graficamos los porcentajes de alturas que aparecen en una población, encontraremos una distribución normal, es decir, una curva con forma de campana en la que el promedio se ubica alrededor del centro de la curva. Esto es así porque la talla está determinada por varias combinaciones genotípicas distintas.

Los factores ambientales y ejemplos del alcance

El otro factor que influye en la determinación del fenotipo de un individuo es el ambiental. Esto ocurre porque las condiciones del entorno tienen la capacidad de producir cambios en la expresión de los genes. De esta manera, un organismo puede tener una capacidad o característica determinada genéticamente, pero no se expresará si no están dadas ciertas condiciones ambientales. Este es el tema de estudio de un campo disciplinar que está actualmente en auge: la epigenética.

Por ejemplo, las plantas tienen en sus genes toda la información genética necesaria para ser verdes, florecer y dar frutos, pero esto no ocurrirá si viven en un ambiente oscuro y no cuentan con ciertas condiciones ambientales necesarias para que todo ello pueda ocurrir.

Otro ejemplo curioso (y un poco extremo) es el de los conejos del Himalaya que cambian el color de su pelaje de acuerdo a la temperatura del ambiente, siendo de color negro cuando las temperaturas son bajas y blancos cuando son altas. Y si volvemos al ejemplo de la talla del ser humano, veremos que, si bien cada persona tiene en sus genes el potencial para alcanzar cierta altura, que la alcance o no dependerá también de ciertos factores ambientales como la alimentación.

Después de todo lo expuesto, se puede afirmar que es la interacción entre los genes y el ambiente lo que determina el fenotipo de un organismo cualquiera.

Implicancias del fenotipo en la evolución de las especies

Si consideramos la selección natural como motor de la evolución de las especies, el fenotipo tiene una gran implicancia en la misma, ya que en muchas poblaciones los individuos eligen con qué otro individuo reproducirse de acuerdo a determinadas características fenotípicas. A este fenómeno se lo denomina ‘’apareamiento preferencial’’.

Por ejemplo, muchas especies de aves realizan rituales de apareamiento determinados en los que los machos con mejores habilidades, o bien con colores de plumaje más llamativos son los que tienen mayor éxito reproductivo. Esto se traduce luego en que esas características son las más propensas a ser transmitidas a un mayor número de descendientes, influyendo así en la variabilidad genética de la siguiente generación. De esta manera, dichas características fenotípicas (tanto comportamentales como físicas) pueden influir en el curso evolutivo de las poblaciones.

Definición siguiente. Genotipo >>

Referencias bibliográficas

• Curtis, H. y Cols. (2015). ‘’Invitación a la Biología en contexto social’’. Séptima edición. Buenos Aires: Médica Panamericana.

• Griffiths, A.J.F y Cols. (2002) ‘’Genética’’. Séptima edición. Madrid. Editorial McGraw-Hill, Interamericana.

• Murray W. Nabors y Cols. (2006). ‘’Introducción a la Botánica’’. Madrid: Pearson Educación S.A.

Autora

Escrito por Tatiana Bengochea para la Edición #106 de Enciclopedia Asigna, en 12/2021. Tatiana es Lic. en Ciencias Biológicas y Prof. en Biología. Graduada en la UBA, Arg.