Definición de Fecundación tipos (interna/externa), y humana

Tatiana Bengochea
Lic. en Ciencias Biológicas

La fecundación es la unión de los gametos femenino y masculino con la consecuente fusión de sus núcleos haploides, es decir, con un único juego de cromosomas y la mitad del material genético que tienen las células somáticas del individuo del que forman parte.

Como resultado de la fecundación, se forma un cigoto diploide, con dos juegos completos de cromosomas y el total de material genético necesario para desarrollarse y forma un nuevo individuo.

Tipos de fecundación

Existen diferentes tipos de fecundación que responden a las distintas estrategias que las especies diversas emplean para que se logre el encuentro entre el gameto masculino y el femenino. Dichas estrategias dependerán del medio de vida, hábitat, fisiología y anatomía de cada especie en cuestión.

De acuerdo al lugar físico en el que se produce el encuentro de los gametos, se puede diferenciar entre dos tipos de fecundación:

- Fecundación interna: En este tipo de fecundación los gametos masculinos y femeninos se fusionan dentro de estructuras internas de uno de los individuos involucrados en el proceso. Este tipo de fecundación es común en los organismos terrestres.

- Fecundación externa: A diferencia del caso anterior, en este caso la fusión de gametos se da fuera de los individuos involucrados. Este tipo de fecundación es común en los organismos acuáticos.

Por otra parte, se pueden distinguir dos tipos diferentes de fecundación de acuerdo a la cantidad de individuos involucrados en el proceso:

- Autofecundación: Hay un solo individuo involucrado en el proceso. Este individuo produce tanto los gametos masculinos como los femeninos, por lo que se dice que es hermafrodita.

- Fecundación cruzada: Es lo opuesto a la autofecundación. Es decir, los gametos que se fusionan son producidos por dos individuos diferentes.

Los gametos y las estrategias de fecundación

Los gametos son las células especializadas en la reproducción. En los animales, el gameto masculino se denomina espermatozoide, y el femenino ovocito u oocito. Por otra parte, en las plantas superiores que presentan reproducción sexual, el gameto masculino se denomina anterozoide y el gameto femenino se denomina oosfera.

En el caso de los animales, los espermatozoides poseen un flagelo móvil que permite el desplazamiento de la célula sexual en un medio acuático hacia el encuentro con los ovocitos, que son inmóviles y de mayor tamaño. Por esta razón, los organismos con vida acuática como los peces y los anfibios, en general presentan fecundación externa, ya que el medio en el que viven permite que puedan expulsar los gametos hacia el agua, en donde los espermatozoides se desplazan hasta encontrar los ovocitos.

En cambio, en los organismos terrestres la fecundación es interna en el cuerpo de la hembra, que brinda un medio en sus estructuras reproductoras que permite que se lleve a cabo este desplazamiento de los espermatozoides hacia los ovocitos en un espacio acotado. Para esto, el macho debe transferir a los espermatozoides directamente al interior del cuerpo de la hembra en un medio acuático producido por él mismo, llamado líquido seminal. La trasferencia se produce a través de órganos especializados en la copulación.

Los anterozoides de las plantas también son móviles y ciliados, pero dado que las plantas terrestres se encuentran adheridas a un sustrato y no pueden desplazarse, no existe la posibilidad de que puedan unirse físicamente los individuos masculinos y femeninos para llevar a cabo el encuentro entre los gametos. Por esta razón, presentan una estrategia diferente denominada polinización. A grandes rasgos, en este proceso los anterozoides viajan a través de granos de polen transportados por agentes externos como el viento o insectos polinizadores hacia el órgano reproductor femenino que contiene las oosferas.

En las plantas también es muy común la autofecundación, en donde un mismo individuo hermafrodita produce los gametos femeninos y los masculinos.

Fecundación en humanos

En nuestra especie, la fecundación es interna en el sistema reproductor femenino. Más específicamente, la fusión del ovocito con el espermatozoide se lleva a cabo en la trompa de Falopio, que conecta al ovario con el útero.

El semen eyaculado durante una relación sexual suele contener entre 10 y 100 millones de espermatozoides que ingresan al sistema reproductor femenino a través de la vagina. Parte de ellos traspasan el cuello del útero y se dirigen hacia las trompas de Falopio. Llegar hasta allí les suele llevar alrededor de 5 horas, y sólo lo logran entre 100 y 1000 espermatozoides.

Por su parte, el ovocito es expulsado por el ovario en el proceso de ovulación hacia la cavidad abdominal. Desde allí ingresa en la trompa de Falopio correspondiente y se dirige en dirección al útero. En su camino libera sustancias químicas que atraen a los espermatozoides (quimioatractantes) a través de un proceso denominado quimiotaxis.

Si la llegada del ovocito coincide con la llegada de los espermatozoides a la trompa de Falopio, se produce el encuentro y la fecundación. Para esto, uno de los espermatozoides penetra en el ovocito, fusionándose sus membranas, y liberando su núcleo. Esto produce cambios en la membrana celular del ovocito que impide el ingreso de otros espermatozoides.

Con la fusión de los dos núcleos (el del espermatozoide liberado y el del ovocito) se completa el proceso de fecundación y se produce un cigoto con el material genético completo para formar un nuevo individuo único e irrepetible. El cigoto comienza a dividirse y se dirige hacia el útero, en donde se implanta y comienza a desarrollarse.

La fecundación es posible únicamente durante las primeras 24 horas posteriores a la ovulación, ya que luego de ese período el ovocito llega al útero y deja de ser viable.

Definición siguiente. Meiosis (Etapas I y II) >>

Referencias bibliográficas

Curtis, H. y Cols. (2022). ‘’Biología en contexto social’’. Octava edición. Buenos Aires: Médica Panamericana.

Didáctica, Enciclopedia Temática Ilustrada. Tomo 1, ‘’Biología’’. Editorial Oriente S.A.

Silbernagl, S. & Despopoulos, A. (2011). ''Fisiología''. Buenos Aires: Médica Panamericana.

Autora

Escrito por Tatiana Bengochea para la Edición #115 de Enciclopedia Asigna, en 08/2022. Tatiana es Lic. en Ciencias Biológicas y Prof. en Biología. Graduada en la UBA, Arg.