Definición de Consumo Interno ventajas, y avances

Bobb Klissourski
A. Dubey
Lic. en Economía (UNAM)

El consumo interno es el proceso de acción de compra y venta dentro de un territorio determinado. No solo existe en un nivel macroeconómico, sino que también se aplica sobre la microeconomía, ya que hay comunidades que solo consumen lo que ellos producen, aunque también venden sus productos a un mercado exterior; los integrantes del movimiento cristiano anabaptista comúnmente llamados menonitas, son un claro ejemplo de un consumo interno micro, producen sus propios productos para completar su demanda, sin comprar elementos externos, lo hacen por ideología, sin embargo, se debe mencionar que no todas las comunidades de este grupo son enteramente ortodoxos económicos.

En el consumo interno existen ventajas importantes, aunque también algunas desventajas a un posible crecimiento por la existencia de ciertas necesidades que solo se satisfacen con la compra al extranjero; cuando se consume en gran medida la producción nacional se incentiva la industria y se da un rendimiento significativo, no hay que olvidar que la riqueza se mide por los niveles del producto interno bruto (PIB) por lo que gracias a un buen nivel de consumo interno se logra el financiamiento para poder seguir produciendo.

La economía clásica contextualiza otra importancia del consumo interno, es la aparición de un excedente, el sobrante de la producción cuando ya existe una satisfacción a la demanda interna, empero, ya no sucede de esta manera, por la globalización ha aparecido una especialización en ciertos productos que no se pueden producir de manera interna por diferentes causas, ya sea por el clima o por que no se tiene la tecnología requerida para ello, a partir de las diferentes características de los países es que logra una distinción en las mercancías que se producen. En el caso de los países latinoamericanos su riqueza climática es perfecta para el sector agrícola, especializándose en ello desde hace décadas, la manufactura es otro factor clave en las economías emergentes.

Ventajas considerables y contemporáneas del consumo interno

La inversión es otro elemento clave para la producción nacional y el consumo interno, existen cientos de emprendedores que requieren de apoyos monetarios para realizar sus productos, siendo una vertiente en tendencia, donde la creatividad de las mercancías las vuelve competitivas y no solo se enfocan a satisfacer al mercado interior, sino para ser exportadas, con ello, se genera empleo, un tipo de cambio estable y otros resultados positivos en variables que mantienen la estabilidad económica.

Otras ventajas aparte de la creación de empleo, de promoción al desarrollo económico y apoyo a la industria nacional, son las referenciales a la cuestión climática, el consumir de manera nacional se evitan grandes movimientos de transportación, con esto disminuyendo el excesivo gasto de energía y generación de gases, se reduce de alguna manera la emisión de contaminantes, además de mayor calidad en los productos, ya que no tienen una movilidad excesiva, esto es determinante en el caso de productos comestibles, no se usan muchos plásticos o envases que los mantienen frescos durante un gran trayecto, llegan a un lugar cercano con mayor frescura y se disminuye la creación de basura.

Otra cualidad contemporánea en el funcionamiento de la microeconomía con relación al consumo interno se da en el hogar. Muchas familias se han vuelto autosuficientes y generan sus propios productos, no solo para utilizarlos en casa, sino para ser vendidos, esta es una nueva cara del emprendimiento empresarial; dentro de las principales actividades que han sido registradas en censos económicos se dan la botánica y huertos urbanos con técnicas de hidroponía, creación de muebles de todo tipo, donde se usa nuevos o en reciclaje materiales originales que se caracterizan por su resistencia, por último las artesanías. Existen cientos de prácticas y labores que no solo generan ingresos, sino también apoyan a la disminución de la tasa de desempleo.

El consumo interno en la macroeconomía

Un alto nivel de consumo interno se traduce en un Producto Interno Bruto estable y una industria nacional fuerte y solvente que representa competitividad en el mercado internacional, una balanza de pagos equilibrada y con ello un tipo de cambio apreciado, todo un escenario positivo, aunque hay que destacar que es probable que no sea tan utópica dicha situación, ya que existen productos que en las naciones no se producen y deben ser forzosamente importados, en especial en economías emergentes, donde se suelen adquirir gran cantidad de máquinas y tecnología.

El consumo interno tiene el origen en la teoría económica clásica, donde era considerada una variante determinante para la economía, ya que primero se tenían que satisfacer las necesidades internas y el excedente fuera lo que se comercializara al exterior, en la modernidad no sucede así, existen especializaciones que se enfilan primero al exterior para después solventar la demanda interna, ejemplo de esto son medicamentos, los cuales primero son llevadas al exterior para solucionar problemas graves de salud en zonas de pobreza extrema, tal es el caso de Níger en África, un país que sufre de constantes epidemias y desnutrición en grados superiores.

La especialización se da por las ventajas que suelen tener los países en cuestiones climáticas y territoriales, también por su fortaleza económica donde los niveles de inversión se prestan para enfocar la producción a los calificados bienes de producción; en un contexto perfecto el consumo interno aporta a una independencia entre naciones, empero, esto no sucede así, a partir de la especialización y la desigualdad es que hay una completa dependencia entre países, unos que emiten todo tipo de productos y otros que los compran por que solo pueden crear tan solo algunos cuantos por su baja capacidad, no solo por la inversión, sino por cientos de factores como la pobreza, la corrupción y otros males que han arrastrado desde décadas.

Avances e impulso al consumo interno

En el escenario perfecto de una economía donde la industria solo genera lo que demanda la nación, existen ciertas desventajas, como el nulo crecimiento del mercado, delimitando una ampliación que genera mayores beneficios. Ahora se debe considerar en todo momento el mercado internacional, para lograr una competitividad y estabilidad. El formato de solo cubrir el mercado interno fue uno de los motivos por el cual el socialismo falleció; otro rasgo que no se debe dejar de lado es la desigualdad comercial que viven ciertos países, los emergentes compran siempre tecnología, medios de producción, maquinaria y elementos que no se producen al interior por la falta de recursos, por lo que entran al comercio con cosas básicas que no tienen el mismo precio, es por ello, que además de consumir al interior se necesitan incentivar otros factores, como la ciencia, creación de energías, acciones y políticas encauzadas a disminuir la dependencia de productos externos.

El consumo en la actualidad es a base de marcas, estas se han colocado en el gusto de las personas de una manera profunda, por lo que existe una fidelidad con ellas y se dejan de lado alternativas nacionales que tal vez pudieran tener una calidad superior, esta conciencia al consumo es un elemento a considerar en la sociedad, promocionando las compras inteligentes y de apoyo al interior.

Políticas proteccionistas

Dentro de las medidas que el estado genera para incentivar el consumo interno surge el proteccionismo, a partir de la globalización y la embestida de productos provenientes del exterior, los gobiernos se dan a la tarea de crear una coraza ante ello, creando políticas que tienen como objetivo proteger, estas son regularmente basadas en el establecimiento de diferentes tipos de impuestos (aranceles) y normas, de esta manera las naciones disminuyen o estabilizan las importaciones en la balanza comercial con la finalidad de florecer el consumo, la producción, inversión nacional y el tener industrias competitivas. Las políticas monetarias son otra herramienta clave para el proteccionismo, ya sea expansiva o restrictiva donde se puede manipular la tasa de interés para incentivar la inversión nacional con ciertas limitaciones a las extranjeras.


Autor

Escrito por A. Dubey para la Edición #133 de Enciclopedia Asigna, en 02/2024. Dubey es Licenciado en Economía egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)