Definición de Sinónimo ejemplos, y riqueza lingüística

El sinónimo hace referencia a dos palabras que poseen significados similares o cercanas, con referencia en el griego sinónymos, cuya deconstrucción revela: sin = con y onoma = nombre. Existen algunas palabras que a pesar de ser diferentes hacen referencia a un mismo objeto, como es el caso de: gafas, lentes y anteojos. Todas ellas representan a un mismo artículo que todos conocemos y no hay una variación de significado considerable entre ellas. Lo mismo sucede con las palabras cerdo, puerco, cochino y chancho, que nombran a un mismo animal.

Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, los sinónimos, o sea, las palabras que tienen significados similares, tendrán una variación al momento de definirlas. Por ejemplo, las palabras oír y escuchar son sinónimos, sin embargo, utilizamos el verbo oír cuando no hay una discriminación prolija de los sonidos: oyó una voz entre sueños, oía distraído la clase; en cambio, el verbo escuchar, aunque es sinónimo de oír, sí implica una discriminación de sonidos e incluso una actitud más atenta: debía escuchar bien lo que decía mamá, escuchaba atento la clase.

Un ejemplo más sería que, si yo fui a ver una película puedo decir que estuvo “linda”, “bonita”, “preciosa” o “hermosa. Como puede notarse, los primeros dos conceptos no denotan tanto agrado o gusto como los dos últimos, por lo que, a pesar de que todos son sinónimos cada uno posee un nivel de agrado de la cualidad expresada.

Un sinónimo debe poseer un significado similar a la palabra a la que hace referencia, no uno igual. Si bien a veces será posible que dos palabras signifiquen exactamente lo mismo (como puerco y cerdo haciendo referencia al animal), la mayoría de las veces los significados se acercarán lo suficiente como para ser similares, pero una palabra no podrá sustituir completamente a la otra.

Riqueza de vocabulario

La gran variedad de sinónimos que usa una persona al comunicarse nos habla de su riqueza léxica. Tanto al hablar como al escribir, pero más en esta última, es necesario poseer un vocabulario amplio que nos permita expresarnos de la mejor manera.

Por otro lado, la riqueza de vocabulario también está relacionada con una buena comprensión lectora. Por lo general, en un texto se utilizan varias palabras que son sinónimos de otras y que no son usualmente utilizadas en el habla diaria, como es el caso de “paupérrimo” que es, según la RAE, un superlativo de “pobre”. En la literatura, esta palabra puede ser preferible a la expresión “muy pobre” para dar cuenta de la condición de un personaje y conmover al lector.

Riqueza lingüística

Algunos sinónimos están relacionados también con la riqueza lingüística de una misma lengua, por ejemplo, para referirse al dinero suelto, en Chile es usual escuchar la palabra “sencillo”, mientras que en otros lugares también se le llama “cambio” o “morralla”. Todas estas palabras funcionan como sinónimos, pero no son usualmente conocidos para los hablantes de una misma región.

En la lingüística existe una rama llamada dialectología que se encarga de estudiar los dialectos, es decir, las variaciones de una misma lengua dentro de estratos sociales y localizaciones geográficas diferentes. Que exista toda una disciplina relacionada con la riqueza lingüística nos habla de la importancia de la variedad de nuestra lengua.

Traducción

Los sinónimos también son importantes al momento de traducir. Como ya se mencionó previamente, a pesar de que dos palabras sean prácticamente iguales, al momento de hablar coloquialmente, las palabras pueden tener doble sentido. Los ejemplos usuales tienen que ver con palabras altisonantes, como es el caso de la palabra “bi*tch” en inglés que podemos traducir como “zorra”, sin embargo, esa traducción puede ser ambigua dado que puede interpretarse como la acepción del animal, el femenino de “zorro”, por lo que será necesario buscar un sinónimo más apropiado como “prostituta”.

Sinónimo vs. antónimo

El sinónimo no debe confundirse con el “antónimo” que es lo opuesto a un sinónimo. Esta proviene del griego antónimos (anti = contrario y onoma = nombre) y hace referencia a dos palabras que poseen significados opuestos. Debido a la distancia que guardan en su significado, es fácil pensar en muchas de ellas como dualidades, como es el caso de mal y bien, blanco y negro, riqueza y pobreza; todas ellas representan dualidades o dicotomías, es decir, dos caras de una misma moneda.

Como puede notarse, no es suficiente que la otra palabra denote algo diferente como perro y elefante, sino que debe tratarse de dos conceptos que sean diametralmente opuestos: luz y oscuridad, alto y bajo, frío y calor, largo y corto, limpiar y ensuciar, etc.

Definición siguiente. Antónimos >>

Referencias bibliográficas

Zarzar Charur, C. (2017). Taller de lectura y redacción 1. México: Grupo Editorial Patria.

Autor

Escrito por Marcelo Jesús Salazar Martínez para la Edición #115 de Enciclopedia Asigna, en 08/2022. Marcelo es licenciado en Lingüística y Literatura Hispánica, actualmente estudia la maestría en Literatura Hispanoamericana con PNCP en la BUAP y se especializa en narrativa fantástica hispanoamericana de los siglos XIX, XX y XXI.