Definición de Pacto Roca-Runciman contexto, y consecuencias

Mercedes Roch
Lic. en Historia

El pacto Roca-Runciman fue un acuerdo bilateral firmado entre Argentina y Gran Bretaña en mayo de 1933. El mismo, pactado en un contexto de crisis económica mundial, establecía que la potencia británica continuaría comprando carne al país sudamericano siempre que este cumpliera con una serie de requisitos notablemente desventajosos para su economía.

Si bien Gran Bretaña continuó con la compra del 85% de la cuota de carne que había pactado, lo cierto es que el acuerdo no fue beneficioso en el largo plazo para la Argentina ya que no solo el país tomó una deuda por 13 millones de libras esterlinas para cumplir con los requisitos británicos, sino que también continuó favoreciendo a los sectores oligárquicos en detrimento de las clases populares.

Contexto histórico

En 1929, tras la caída de la bolsa de valores de Wall Street, se asistió a una crisis de carácter internacional. La misma reconfiguró las relaciones económicas del mercado mundial ya que las potencias decidieron optar por el proteccionismo económico y evitaron comerciar con otros países para favorecer el desarrollo del mercado interno.

Para un país como Argentina, que había basado su economía en un modelo agroexportador, la crisis mundial implicó una dificultad ya que se obstruyó la venta de materias primas y la compra de bienes manufacturados, ausentes en el país. Esta situación se vio agravada por el hecho de que su principal comprador de carnes, Gran Bretaña, se reunió entre julio y agosto en 1932 en Ottawa para pactar con Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, India, Eire, Terrabova, Birmania y Rodhesia del Sur, la compra de carnes exclusivamente a los países pertenecientes a la Commonwealth. Así fue que las exportaciones de carne argentina descendieron abruptamente.

En cuanto a la situación política de Argentina, es de destacar que en 1930 el presidente democrático Yrigoyen fue depuesto por obra de un golpe de Estado que inauguró la Década Infame, llamada así por la corrupción, la persecución política y los ideales conservadores que rigieron a los gobiernos de esa época. En este sentido, se trataba de un poder político que representaba los intereses de los sectores oligárquicas y fue por eso que se le brindó una fundamental importancia a la protección del campo en este contexto y, para evitar que el tratado de Ottawa perjudicase a los agroexportadores, el gobierno decidió reunirse con funcionarios británicos para acordar un pacto de comercio.

El pacto y sus consecuencias

Tras reunirse y acordar, el 1 de mayo de 1933, el vicepresidente argentino Julio Argentino Roca (hijo) y el Encargado de Negocios británico Sir Walter Runciman, firmaron el acuerdo que pasaría a la historia como Pacto Roca – Runciman. El mismo fue aprobado por el Congreso el 28 de julio de ese año mediante la sanción de la ley 11.693.

El tratado fundamentalmente establecía que Gran Bretaña conservaría la cuota de importación de carne argentina, siempre que el país se la vendiera al menor precio del mercado. Esta ecuación claramente era desventajosa para el país sudamericano ya que le quitaba la posibilidad de competir con otros precios. Además de eso, se aceptaron otras cláusulas que aumentaron la dependencia de Argentina respecto de Inglaterra. En primer lugar, Argentina aceptó eliminar las barreras aduaneras a los productos ingleses y comprar carbón únicamente a dicho país. Por otro lado, Argentina se comprometió a no habilitar frigoríficos nacionales para que los británicos conservaran su supremacía en el sector, a la vez que el 85% de la exportación debía hacerse mediante frigoríficos extranjeros. Además de eso, se le otorgó a Inglaterra el monopolio del transporte en Buenos Aires y se pautó no reducir las tarifas ferroviarias, ya que los trenes eran ingleses. Asimismo, se estableció que las divisas provenientes de la exportación de carnes solo se usarían para comprar productos británicos, es decir, que el dinero obtenido de la exportación volvía a su lugar de origen. Como es posible observar, las condiciones del intercambio fueron claramente desventajosas para la Argentina, que pactó este acuerdo a cambio de asegurarse una exportación mayor a 390.000 toneladas de carne. Rápidamente, se pudieron observar las consecuencias del Pacto Roca – Runciman que implicaron el aumento de la dependencia de la Argentina tanto hacia Gran Bretaña como hacia el sector agrícola ganadero.


Referencias bibliográficas

Maffeo, Aníbal José (2003) “El tratado Roca-Runciman. El bilateralismo con Gran Bretaña bajo condiciones desventajosas” en Revista Relaciones Internacionales; no. 24.

Autora

Escrito por Mercedes Roch para la Edición #133 de Enciclopedia Asigna, en 02/2024. Mercedes es Profesora y Licenciada en Historia, egresada de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Maestranda en Estudios Culturales Latinoamericanos. Autora de Primeras (Editorial Malisia).