Definición de la Odisea (Homero) resumen, y figuras principales

Laura Cabrera Guerrero
Historia del Arte

La Odisea es un poema épico griego compuesto aproximadamente por 11.600 versos y dividido, del mismo modo que la Ilíada, por 24 cantos. Comparte ciertas similitudes con esta última, aunque también consta de múltiples elementos que las hace diferentes.

Al igual que la Ilíada, atribuimos la Odisea al autor Homero, cuya vida resulta un misterio. Son muchos los que dudan que realmente existiera tal poeta, y en todo caso, aunque así fuera, no podemos calificar a Homero como el autor en totalidad de dos obras magnas claves en los inicios de la literatura occidental como son la Ilíada y Odisea. Homero habría sido exclusivamente el responsable de transcribir una larga tradición oral de los griegos. Historias populares que pasaban de generación en generación y él, supuestamente, se encargó de plasmar en el papel.

El protagonista de la Odisea es el héroe y mortal Ulises u Odiseo, rey de la pequeña isla de Ítaca. Como la mayoría de reyes de Grecia, Ulises no tuvo otro remedio que acudir a la Guerra contra Troya, reclutado por Agamenón, el rey de Micenas, y su hermano Menelao, rey de Esparta.

Odiseo no era un luchador excepcional como lo era Aquiles, pero había algo que lo hacía diferente al resto de guerreros: su ingenio. La agudeza mental era su fuerte, gracias a su inteligencia y estrategia solía salir bien parado de cualquier situación.

Lo que se explica en la Odisea es el largo y tedioso viaje repleto de calamidades y contratiempos que lleva a cabo Ulises para regresar a su hogar. Tal travesía duró nada menos que diez años. Entre la Guerra de Troya y su duro regreso, permaneció un total de veinte años alejado de Ítaca y de su familia.

Podemos dividir el extenso relato en dos partes. La primera narra todas las aventuras que vive Ulises en su viaje hasta la llegada a Ítaca, además de integrar en esta parte la empresa de Telémaco, el único hijo de Ulises, que cuando ya es suficientemente mayor, parte en busca de su padre, al que la mayoría da por muerto.

En la segunda parte, Ulises está al fin en su amada isla, pero no la encuentra como él esperaba. Ítaca ha sido ocupada por un gran grupo de pretendientes maleducados y rudos, todos con el mismo fin: casarse con Penélope (la mujer de Ulises, a la que creían ya viuda) y así convertirse en rey de aquellas tierras.

El héroe debe una vez más usar su intelecto para deshacerse de tan terribles pretendientes, recuperar la armonía de su hogar y a su familia.

La originalidad estilística del relato recae en el orden de este, organizado de manera salteada. Cuando comienza la Odisea, Ulises no acaba de salir de Troya, si no que lleva al menos cinco años fuera de casa, y está atrapado en la isla Ogigia, de la ninfa Calipso, que se enamoró de él y le hizo su prisionero. Atenea, la diosa de la sabiduría, es aquella que se posiciona siempre a favor de Ulises, admiraba a este mortal por su inteligencia, se apiada de él y decide ayudarlo a salir de aquella isla en la que ya llevaba demasiado tiempo retenido.

Cuando el héroe vuelve al fin a ponerse en marcha y comienza de nuevo la emoción de la aventura se produce un salto y nos encontramos ante la visión de Telémaco, su hijo, y el viaje que va haciendo por toda Grecia y sus principales cortes, preguntando acerca de las últimas noticias sobre su padre.

Más adelante, volvemos a Ulises, que sigue viajando hacia casa con dificultades y rememora algunos de los episodios más famosos que ha vivido durante su interminable travesía, explicándolos en voz alta a Alcínoo, rey de los feacios, y su mujer Arete, que acogieron calurosamente al héroe en su isla tras naufragar en una fuerte tormenta. Ulises narra su enfrentamiento con el temido cíclope Polifemo, una criatura monstruosa con un sólo ojo en el centro de su frente; o la estancia en la isla de la poderosa maga Circe, que convirtió a algunos de sus hombres en cerdos; la bajada al reino de los muertos o el Hades, para hablar con Tiresias, el más famoso adivino; su paso por las aguas de las sirenas, criaturas mitad mujer y mitad pájaro, con un canto melodioso capaz de embrujar a cualquier marinero; incluso el peligroso estrecho que su barco y tripulación debió cruzar, sorteando a dos terribles monstruos, Escila y Caribdis. Y así hasta reencontrarnos con Ogigia y Calipso, de vuelta al inicio del relato.

Alcínoo, conmovido por todo aquello que Ulises les ha contado, ofrece al héroe un barco cargado de provisiones que le permita llegar a Ítaca.

Es entonces cuando encuentra su amada tierra en un estado lamentable, el palacio vandalizado y sucio, repleto de pretendientes arrogantes.

Con la ayuda nuevamente de Atenea, Ulises se disfraza de anciano y acude hasta la cabaña de su viejo y fiel porquero, Eumeo, al que le cuenta la verdad. Eumeo, emocionado al volver a ver a su querido rey, lo pone al tanto de la situación, de todo lo que ha ocurrido en su ausencia.

Pese a su disfraz, Euriclea, la vieja aya, lo reconoce gracias a una gran cicatriz en su rodilla que le hizo un jabalí. Más tarde lo reconocerá también su amada mujer, Penélope, y finalmente su hijo Telémaco, al regresar del viaje.
Telémaco lo ayuda a acabar con los pretendientes que han ocupado su casa y Ulises recupera su puesto en el trono.

Valoramos la Odisea por esa fantástica originalidad de narración pese a ser una obra tan antigua. Adelantada a su época, utiliza verdaderos saltos en el tiempo, lo que en el cine denominamos flashback. Es sorprendente la modernidad de la estructura, muy diferenciada de la Ilíada, que trata también una temática mitológica fascinante aunque con una estructura más sencilla.

Todas estas características que componen a una obra de tal magnitud la convierten en una importante influencia en toda la literatura posterior, con recursos literarios que se van repitiendo incluso en la actualidad.


Autora

Escrito por Laura Cabrera Guerrero para la Edición #132 de Enciclopedia Asigna, en 01/2024. Laura es estudiante avanzada en la carrera de Historia del Arte en la Universidad de Barcelona. Aficionada a leer y escribir sobre la historia, el arte, la mitología, la música y la literatura.