Definición de Monotremas características, especies, hábitat y reproducción

Carlos F. Lira Gómez
MSc. en Ciencias Marinas

Los monotremas (subclase Prototeria, orden Monotremata) son un pequeño grupo de mamíferos que se reproducen por medio de huevos y que presentan otras características ancestrales que los relacionan con los reptiles, tales como la disposición de algunos huesos del cráneo, la forma de las vértebras cervicales y la disposición de los miembros con respecto al eje principal del cuerpo. Están representados actualmente por solo cinco especies, el ornitorrinco y cuatro especies de equidnas.

Características generales

Los monotremas son los únicos mamíferos actuales que se reproducen por medio de huevos; esta y otras características que comparten con los reptiles, hicieron creer durante algún tiempo que se trataba de reptiles con pelos. Posteriormente, se comprobó que se trataba realmente de mamíferos que probablemente divergieron del resto de los mamíferos muy tempranamente, hace cerca de 160 millones de años atrás. La separación de los equidnas del ornitorrinco es mucho más reciente, con una fecha estimada de entre 19 y 42 millones de años a.C.

Estos animales, como el resto de los mamíferos, poseen glándulas mamarias, pero a diferencia de ellos, dichas glándulas no desembocan en mamas, sino en campos mamarios, los cuales se ubican a los lados del abdomen. También poseen diafragma, tres huesos en el oído medio, el cuerpo cubierto de pelos y cierta capacidad de control de su temperatura corporal.

Unas peculiaridades exclusivas de los monotremas son el hecho que carecen de glándulas lacrimales y que, adicionalmente, los machos presentan un espolón en las extremidades posteriores, que en el caso de los ornitorrincos, está asociada con una glándula secretora de veneno.

Este veneno puede ser letal para pequeños mamíferos, pero en el ser humano sólo produce lesiones muy dolorosas que no pueden ser calmadas ni siquiera con morfina.

Por otra parte, tanto el ornitorrinco como los equidnas, poseen un diente de huevo, el cual utilizan para poder perforar la cáscara y emerger del huevo, al igual que ocurre en aves y reptiles. Este diente, que presenta una base de dentina, es efímero y se pierde una vez transcurridas entre 24 y 48 horas de la eclosión. Las mandíbulas de los ornitorrincos juveniles presentan unos dientes vestigiales, mientras que la de los adultos carece completamente de dientes; los equidnas, por su parte son completamente desdentados posteriormente a la pérdida del diente de huevo.

Los monotremas, como los reptiles, presentan los miembros a los lados del cuerpo y la cintura escapular y pélvica son mucho más complejas que la del resto de los mamíferos.

Otra característica que comparten los monotremas con los reptiles y las aves, es la presencia de una cloaca, pero entre los mamíferos, esta característica no es exclusiva de los monotremas, pues los marsupiales también poseen cloaca.

Especies actuales

Actualmente existen sólo cinco especies vivientes agrupadas en dos familias, la familia Ornithorhynchidae, con una sola especie de ornitorrinco y Tachyglossidae, con cuatro especies de equidnas.

Ornitorrinco (Ornithorhynchus anatinus)

El ornitorrinco es el único representante vivo de la familia Ornithorhynchidae. La morfología de este organismo es bastante inusual, con un pico semejante al de un pato, cuerpo y cola semejantes a los del castor y patas palmeadas semejantes a la de las nutrías. Su tamaño máximo no sobrepasa los 60 cm de largo, con un promedio de 50 cm en los machos y de 43 cm en las hembras.

Los ornitorrincos de ambos sexos presentan espolones en los tobillos, pero sólo los machos producen veneno, el cual no es letal, pero si lo suficientemente fuerte para debilitar temporalmente a la posible víctima. Este veneno es secretado más activamente en la época reproductiva, por lo cual algunos investigadores sugieren que puede ser utilizado para inmovilizar a la hembra durante la cópula, mientras que otros sostienen que puede ser utilizado más bien para defender su territorio o pareja de otros machos.

Equidnas

Están representados por cuatro especies contenidas en dos géneros: Tachyglossus (1 especie de equidna de hocico corto) y Zaglossus (3 especies de hocico largo). Los equidnas tienen una talla promedio de 40 cm de largo, con una cola de 10 cm, mientras que el peso oscila entre 2 y 7 kilogramos. Al igual que ocurre con los ornitorrincos, las hembras son ligeramente menores que los machos.

Los equidnas tienen el cuerpo cubierto de pelos y largas púas, lo cual los hace asemejarse a los erizos o puercoespines. Su cráneo es alargado y termina en un largo hocico. También poseen espolones, pero no secretan veneno.

Hábitat y distribución

Los ornitorrincos son animales semiacuáticos, dulceacuícolas, de hábitos nocturnos, habitan en ríos, lagos, arroyos, lagunas y embalses que poseen una profundidad promedio de 5 m y con abundante vegetación terrestre y semiacuática, como cañas y juncos.

Son endémicos de Tasmania y de Australia occidental, encontrándose actualmente en Queensland, Nueva Gales, Victoria y en la isla Canguro, donde son introducidos.

Los equidnas también son de hábitos nocturnos, pero son totalmente terrestres, encontrándose distribuidos en Australia, Papúa Nueva Guinea, Tasmania y en islas del Pacífico Sur.

Construyen galerías ayudándose de sus poderosas garras, o aprovechan las de otros animales como liebres o comadrejas; también han sido observados refugiándose bajo rocas, entre raíces de árboles, bajo troncos, etc.

Alimentación

Los ornitorrincos adultos carecen de dientes, pues su dentición juvenil es sustituida posteriormente por unas placas córneas. Su alimentación es carnívora, basándose en pequeños invertebrados acuáticos, tales como camarones, gusanos, lombrices, pupas de insectos, entre otros.

Los equidnas carecen de dientes durante toda su vida y su dieta consiste también de invertebrados. El equidna de hocico corto tiene una dieta variada, conformada por hormigas, termitas y otros insectos o sus larvas, mientras que los de hocico largo tienen preferencia por lombrices.

Para detectar sus presas, tanto ornitorrinco como equidnas carecen de vibrisas (pelos especializados con función receptora), pero en su lugar disponen de numerosas células mecanorreceptoras y electrorreceptoras en la nariz y el hocico.

Reproducción

Como ya se mencionó, los monotremas son los únicos mamíferos que se reproducen por medio de huevos, los cuales son de cáscara membranosa, no mineralizada. Pero ese no es el único carácter ancestral relacionado con la reproducción que comparten con reptiles. Los equidnas machos, por ejemplo, presentan un pene tetracapitado, es decir con cuatro cabezas, el cual presenta ciertas semejanzas con los hemipenes de algunas serpientes y lagartos. El pene del ornitorrinco, por su parte, es más simple y rudimentario, adherido a las paredes de la cloaca.

El esperma de los monotremas también recuerda más al de aves y reptiles que al de otros mamíferos, con un espermatozoide de cabeza larga, delgada y helicoidal. El pene sólo conduce los gametos masculinos, pues la orina es liberada por la cloaca.

Las hembras de los equidnas poseen dos ovarios funcionales, pero la del ornitorrinco solo uno. En ambos casos la vagina está ausente. La madurez sexual ocurre primero en los ornitorrincos, que la alcanzan a los 2 años, mientras que los equidnas pueden tardar hasta 12 años en alcanzarla.

Los equidnas y ornitorrincos son animales solitarios y solo se agrupan en la época reproductiva. Las hembras de equidnas producen un solo huevo en cada temporada reproductiva, mientras que las hembras de ornitorrincos pueden producir hasta tres, aunque normalmente no eclosionarán más de dos huevos por temporada.

Los huevos son colocados en nidos o en madrigueras. Los machos no participan en la construcción de los nidos. Luego de 10 – 21 días ocurre la eclosión y las crías se alimentarán de la leche materna durante cuatro a siete meses.

Definición siguiente. Invertebrados >>

Referencias bibliográficas

Averianov, A.O. & Lopatin, A.V. (2014). On the Phylogenetic Position of Monotremes (Mammalia, Monotremata). Paleontological Journal, 48(4): 426–446.

Hall, B.K. (1999). The Paradoxical Platypus. BioScience 49 (3): 211-218.

Holtz, P. (2015). Monotremata (Echidna, Platypus). En: Fowler’s Zoo and Wild Life Medicine. Vol. 8. Capítulo 32.

Temple-Smith, P.D. Sperm: Comparative Vertebrate. En: Encyclopedia of Reproduction, 2da edición. Vol. 6.

Autor

Escrito por Carlos F. Lira Gómez para la Edición #112 de Enciclopedia Asigna, en 05/2022. Carlos es MSc. en Ciencias Marinas, mención Biología Marina del Inst. Oceanográfico de Venezuela, UDO. Profesor de Carcinología y Zoología Gral. en la UDO.