Definición de la Masacre de Trelew causas, y resumen

Mercedes Roch
Lic. en Historia

En un contexto de creciente conflictividad guerrillera en el marco del gobierno dictatorial de Agustín Lanusse, el 15 de agosto de 1972, presos políticos de distintas agrupaciones combativas intentaron fugarse del penal de Rawson, provincia de Chubut, Argentina.

Aunque la idea era lograr la fuga de más de 100 detenidos, el plan se desarticuló producto de un enfrentamiento armado con la policía. Así, solo lograron escapar los seis líderes que habían planeado la fuga, quienes se dirigieron hacia el aeropuerto de Trelew, donde los esperaba un avión con tres militantes que tripularían la nave. Si bien permanecieron en el avión esperando que llegaran más detenidos fugados, luego de una hora partieron hacia Chile sin saber que 19 presos políticos más estaban llegando al aeropuerto. Los mismos, al no poder abordar el avión, fueron nuevamente encarcelados.

Una semana más tarde, el 22 de agosto a las 3 de la mañana, los militantes fueron acribillados por parte de las Fuerzas Armadas. Este suceso, conocido como la Masacre de Trelew, es considerado como la inauguración de la aplicación del terrorismo de Estado para reducir al movimiento guerrillero.

Causas del hecho

Desde finales de los años 60, proliferaron en Argentina y en Latinoamérica, diversas organizaciones guerrilleras que sostenían que la lucha armada era el único modelo posible frente al avance del autoritarismo en el continente.

En este contexto, tras seis años de gobierno de la dictadura autodenominada Revolución Argentina y con más de 200 militantes de agrupaciones insurgentes encarcelados por motivos políticos en el penal de Rawson, una comisión conformada por Mario Roberto Santucho (ERP), Marcos Osatinsky (FAR), Fernando Vaca Narvaja (Montoneros), Roberto Quieto (FAR), Enrique gorriaran merlo (ERP) y Domingo Menna (FAR), planeó una fuga masiva de dicha cárcel.

De esta forma, el 15 de agosto de 1972 a las seis de la tarde, comenzó la fuga del penal que llevaría en tres camiones a 110 presos políticos hacia el aeropuerto de Trelew donde finalmente concretarían el exilio hacia el país vecino de Chile, gobernado por el socialista Salvador Allende. Sin embargo, al darse un enfrentamiento armado entre policías y guerrilleros, el intento de fuga se vio desarticulado y los camiones que debían trasladarlos al aeropuerto, se marcharon. Aunque los presos políticos lograron tomar el penal rápidamente, el problema era que solo había un auto para trasladarlos hacia el aeropuerto.

El único auto fue abordado por los seis líderes que habían planeado la fuga del penal. Al llegar al aeropuerto, se acercaron al avión en que los esperaban tres militantes que tripularían la nave. Una vez arriba, obligaron a bajar a los pilotos y esperaron al resto de los presos políticos que iban a fugarse. Luego de una hora y ante la amenaza inmanente de las Fuerzas Armadas, decidieron partir hacia Chile sin saber que otros 19 guerrilleros también habían conseguido fugarse y estaban muy cerca del aeropuerto.

Al llegar al sitio de encuentro y descubrir que el avión ya había partido, los 19 guerrilleros decidieron tomar el aeropuerto de Trelew para pedir garantías por sus vidas y el retorno al penal de Rawson. Luego de ello, depusieron las armas y se entregaron. La patrulla militar encargada de trasladarlos, sin embargo, los llevó hacia la Base Aeronaval Almirante Zar aduciendo que en el penal aún continuaba el motín.

Resumen

Luego de la fuga, el penal fue rodeado por el ejército y la gendarmería para evitar que volviera a ocurrir un nuevo intento. Asimismo, si bien en Rawson y en Trelew había un movimiento mediático importante, las Fuerzas Armadas mantuvieron el silencio. El clima que se respiraba era de absoluta tensión. En este contexto, los miembros de la Junta de Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas se reunieron en la noche del 21 de agosto. Unas horas más tarde, el 22 de agosto, a las 3:30 de la madrugada, los detenidos fueron despertados y sacados de sus celdas. Por los testimonios de quienes sobrevivieron, se sabe que fueron puestos en fila, se los obligó a mirar hacia abajo y se los acribilló con ametralladoras. La mayor parte de ellos falleció de inmediato y quienes aún estaban vivos fueron rematados con armas cortas. Aún así, hubo siete sobrevivientes que fueron llevados a la enfermería, pero no recibieron ningún tipo de cuidados. De esta forma, solo lograron sobrevivir tres personas que al día siguiente fueron intervenidas en Puerto Belgrano. Ellos finalmente serían desaparecidos durante la dictadura cívico-militar que tuvo lugar entre 1976 y 1983.

Según lo explicado por las Fuerzas Armadas, la razón de la masacre habría sido un nuevo intento de fuga. Sin embargo, esta explicación es cuestionable, ya que, sumado al testimonio de los sobrevivientes que indicaron que estaban indefensos, es sospechoso que de los 19 presos políticos hubiera 16 muertos y 3 heridos, mientras que no hubo bajas del bando de las Fuerzas Armadas. Además, esa misma noche se sancionó la ley 19.797 que prohibía difundir información sobre las organizaciones guerrilleras, por lo que los medios no pudieron objetar el accionar del gobierno.


Autora

Escrito por Mercedes Roch para la Edición #133 de Enciclopedia Asigna, en 02/2024. Mercedes es Profesora y Licenciada en Historia, egresada de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Maestranda en Estudios Culturales Latinoamericanos. Autora de Primeras (Editorial Malisia).