Definición de Capitalismo origen, características y críticas

Tatiana Bengochea
Lic. en Ciencias Biológicas

El capitalismo es un sistema económico que se basa en la propiedad privada de los medios de producción y en la explotación del trabajo, la tierra y el capital como los principales factores productivos. De esta forma, en un sistema capitalista, la sociedad se divide en dos clases fundamentales: la burguesía, que es la poseedora de los medios de producción, y el proletariado, que se ve obligado a vender su fuerza de trabajo.

Un aspecto fundamental de este sistema es que lo obtenido de las ventas se utiliza como capital para volver a invertir en nuevos bienes y/o servicios que se intercambian en el mercado. En otras palabras, en el capitalismo se produce para el mercado y no para la subsistencia. Es de destacar que, para garantizar la reproducción de este sistema, el mercado debe funcionar libremente y de forma competitiva.

Origen del capitalismo

Podemos rastrear los antecedentes del capitalismo, como sistema económico, en la crisis que vivió Europa en el siglo XIV ya que fue en ese momento que el modo de producción feudal comenzó a mostrar signos de agotamiento, lo cual fue evidente en la muerte por hambrunas de gran parte de la población europea. Así, diversos factores se asociaron y terminaron por dar origen al modo de producción capitalista.

En primer lugar, quienes sobrevivieron a la crisis, en muchos casos acumularon el capital recibido a partir de las herencias y ese excedente fue utilizado para invertir en el mercado. Asimismo, el desplazamiento de los centros de poder hacia los burgos, permitió el crecimiento de los comerciantes que también acumularon un excedente que utilizarían para la reinversión. En ese contexto, el dinero se introdujo como moneda de cambio. En dicho proceso fue fundamental el cercamiento de las tierras comunales que obligó a los campesinos, antes atados a su señor, a emplearse en el mercado de trabajo por un salario. Esto constituyó un paso muy importante ya que en el capitalismo necesariamente debe haber tanto trabajadores que produzcan las mercancías, como consumidores que, utilizando su salario, compren esas mercancías.

En segundo lugar, los viajes de exploración dieron origen a nuevas rutas comerciales por las que circularon bienes extranjeros que se vendieron en Europa y bienes europeos que se insertaron en los mercados externos al continente. A su vez, la conquista de distintos territorios por parte de las potencias europeas permitió la llamada “acumulación originaria”, es decir, la apropiación de una gran cantidad de capital que luego se utilizaría para la inversión capitalista.

En tercer lugar, el pensador alemán Max Weber, en su libro “La ética protestante y el espíritu del capitalismo” (1905), estableció que otro factor fundamental para el desarrollo del capitalismo fue la propagación de las ideas protestantes en el norte de Europa, ya que ello habría terminado con la cultura del derroche propia del período feudal, permitiendo así acumular riquezas para la reinversión.

Un aspecto que fue fundamental en este proceso fue la expansión de la Industria textil en Inglaterra a partir del siglo XVII ya que la misma amplió las relaciones de trabajo y generó una acumulación que permitió la inversión en las primeras maquinarias textiles. De esta forma, el artesano se convirtió en un “empresario” independiente y el campesino se convirtió en un trabajador libre.

En este proceso fue importante el aporte del economista escocés Adam Smith quien, en 1776, escribió su famoso libro “La riqueza de las naciones” en el cual desarrolló los beneficios de la libre competencia, estableciendo que el juego de la oferta y la demanda regularía mediante una mano invisible al mercado y ello permitiría el buen funcionamiento de la economía capitalista.

Fruto de todos los aspectos anteriormente mencionados, en el siglo XVIII se constituyó el capitalismo moderno que perdura hasta la actualidad.

Características

El comercio entre distintas sociedades es una actividad prehistórica, sin embargo, el capitalismo cuenta con sus características específicas que lo convierten en un modo de producción particular.

En principio se trata de un sistema en el cual los principales factores productivos son el capital, la tierra y el trabajo. A ello se debe sumar que, en el capitalismo, se establece la propiedad privada de los medios de producción.

Otra característica a destacar del capitalismo es que en dicho sistema se busca la acumulación del excedente para reinvertir y así generar más capital. De esta forma, se trata de un tipo de producción orientado a la acumulación de beneficios para incrementar el capital, no solamente para satisfacer necesidades básicas. Por esa razón se diferencia de otros modos de producción ya que el objetivo de la producción es la venta, a la vez que el objetivo de la venta es obtener ganancias. En otras palabras, el capitalismo necesita de un excedente para reproducirse. Pero además de lo mencionado, también se puede reproducir capital con actividades improductivas basadas en la especulación y la usura, como las deudas o los intereses.

Así, en el sistema capitalista, el mercado (en el cual circulan los bienes y servicios) tiene un rol muy importante como el medio más efectivo de satisfacer las necesidades. Para eso es importante que se trate de un mercado libre y competitivo, es decir, que la oferta y la demanda puedan regular los precios.

Por otro lado, en el sistema capitalista se establece una estructura de clases que garantiza una supuesta movilidad ascendente o descendente. Fundamentalmente, se erigen dos clases antagónicas: el proletariado, que es la clase poseedora de su fuerza de trabajo, y la burguesía, que posee los medios de producción. En este punto, es importante señalar que, como el capitalismo necesita de consumidores, se le paga un salario al obrero que luego este utiliza para consumir los bienes y servicios que le ofrece el mercado.

Es de destacar que el Estado tiene un papel central ya que, para que este sistema funcione, debe proteger a la propiedad privada y garantizar que se reproduzca el capital mediante la libre competencia. Sin embargo, es preciso señalar sus variantes ya que, mientras que en un Estado de Bienestar, este se encarga de redistribuir los ingresos y controlar los mercados; en un Estado liberal/neoliberal, el mismo interviene lo mínimo e indispensable en la economía.

Críticas al sistema capitalista

El capitalismo fue criticado en sus orígenes por el teórico alemán Karl Marx quien vio en dicho sistema un modo de producción que provoca una explotación del hombre por el hombre a cambio de un salario que se utiliza para consumir las mercancías producidas en el mismo sistema de explotación. Así, según el pensador, el trabajo de los obreros genera la plusvalía de la cual se apropia la burguesía. De esta forma, Marx sostiene que el capitalismo reproduce la pobreza porque necesita de trabajadores a los cuales explotar.

Hasta la actualidad, las ideas de Marx han sido tanto denostadas como defendidas por diversos pensadores. Sin embargo, en los últimos años, comenzaron a pisar con fuerza las críticas provenientes desde otra perspectiva: la ecologista. Según esta postura, el capitalismo es un problema en relación con la explotación de la naturaleza ya que tiene un costo ecológico muy grande que conduce al efecto invernadero, la destrucción de ecosistemas, la contaminación, entre otras.

Definición siguiente. Modo de Producción >>

Referencias bibliográficas

Dobb, M (1971) “Estudios sobre el desarrollo del capitalismo”, México: Siglo XXI.

Marx, K (2016), “El capital”, Buenos Aires: Siglo XXI.

Smith, A (2021), “La riqueza de las naciones”, Buenos Aires: Del Fondo.

Weber, M (2014), “La ética protestante y el espíritu del capitalismo”, España: Alianza.

Autora

Escrito por Tatiana Bengochea para la Edición #116 de Enciclopedia Asigna, en 09/2022. Tatiana es Lic. en Ciencias Biológicas y Prof. en Biología. Graduada en la UBA, Arg.