Definición de Buenos Aires primera y segunda fundación

Mercedes Roch
Lic. en Historia

Buenos Aires es la capital de Argentina y una de las grandes ciudades del mundo. La misma fue fundada por primera vez en 1536 por obra del adelantado Pedro de Mendoza. Sin embargo, dicha fundación fracasó rápidamente producto de los constantes ataques de querandíes, habitantes originarios de la región.

Así, no fue hasta 1580 que los españoles volvieron a intentar fundar una ciudad en las costas del Río de la Plata, ahora con el objetivo de abrir una salida hacia el Atlántico para poder transportar los productos extraídos de Potosí. En este caso, la refundación a cargo de Juan de Garay, fue exitosa y constituyó las bases para que Buenos Aires se convirtiera en la gran ciudad que es hoy en día.

Primera fundación

En enero de 1516 arribó a las costas del Río de la Plata un grupo de expedicionarios españoles al mando de Juan de Solís. Si bien la idea era explorar la región, Solís fue atacado por los grupos querandíes que allí habitaban, resultando herido de muerte. Ante esta situación, el resto de la tripulación decidió volver a España pero el barco naufragó en las costas del actual Brasil. Luego de este intento fallido, hubo otras expediciones que se acercaron a la región rioplatense pero sin intención de instalarse en la zona.

Veinte años después de la experiencia de Solís, la Corona le encargó al adelantado Pedro de Mendoza, noble y militar español, la fundación de cuatro ciudades en la región. Así fue que partió hacia tierras americanas con una tripulación compuesta por alrededor de 1500 personas, 14 barcos y una gran cantidad de caballos.

Luego de un largo viaje, el 2 de febrero de 1536, Mendoza arribó a las costas del Río de la Plata y fundó una ciudad que dio en llamar Santa María del Buen Aire. Allí se construyó un fuerte que sería utilizado para la defensa de las precarias viviendas que se construyeron dentro del mismo.

Si bien en un principio los pobladores querandíes les otorgaron alimentos en señal de paz, al cabo de dos semanas suspendieron la entrega de víveres. Ante esta situación, Mendoza envió a un grupo de expedicionarios a reclamar por alimentos pero la respuesta de los querandíes fue el ataque con flechas y boleadoras. Aunque Mendoza envió a 300 soldados mercenarios para rebatir el ataque, los mismos fueron rápidamente derrotados por los habitantes originarios.

Esta matanza fue fundamental para el debilitamiento de la expedición española. A su vez, a ello se sumaron las dificultades propias de la vida en la ciudad recientemente fundada, es decir, las enfermedades, los ataques de los pueblos originarios, y la dificultad para conseguir alimentos. La vulnerabilidad llegó a su límite cuando los querandíes incendiaron las viviendas de los españoles. Fue entonces que Pedro de Mendoza decidió abandonar el fuerte y regresar a España en 1537.

Debido a que la zona no tenía riquezas minerales y era constantemente asediada por los querandíes, el sucesor de Mendoza, Domingo Martínez de Irala, finalmente dio la orden de abandonar y destruir el fuerte. Sus habitantes fueron trasladados a Asunción del Paraguay y así fue que la primera fundación de Buenos Aires se dio por finalizada.

Segunda fundación

La fundación de una ciudad en la zona rioplatense fue desestimada por un tiempo debido a la brutal experiencia de la misión de Pedro de Mendoza. Esta situación se modificó cuando fue necesario para la Corona abrir una salida hacia España por el océano Atlántico para transportar la gran cantidad de producto extraído de las minas de Potosí. Así fue que se le dio a Juan de Garay la tarea de fundar una nueva ciudad en las costas del Río de la Plata y, con esa misión asignada, partió desde Asunción con unas 66 familias que se encargarían de poblar la región. Para no tener que depender de los víveres querandíes, llevaron consigo ganado y herramientas agrícolas.

El 29 de mayo de 1580, la expedición de Juan de Garay arribó a las costas del riachuelo y comenzó a instalarse en la región. Para el 11 de junio, se fundó nuevamente una ciudad con el nombre de Ciudad de La Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Ayre que pasó a constituir la gobernación de Buenos Aires perteneciente al Virreinato del Perú. La ciudad estaba instalada en lo que hoy es el casco histórico, en las inmediaciones de la actual Plaza de Mayo, lo cual constituía una ubicación estratégica por su cercanía al río.

En el caso de la segunda fundación, si bien los querandíes continuaron atacando a los conquistadores y, de hecho, hirieron de muerte a Juan de Garay en 1583, finalmente fueron asediados por los nuevos habitantes que se instalaron en la ciudad de Buenos Aires y sentaron las bases para la construcción de la gran metrópolis que es hoy en día.

Definición siguiente. Virreinato del Río de la Plata >>

Referencias bibliográficas

Lobato, Mirta Zaida y Suriano, Juan. Nueva Historia Argentina. Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2000.

Autora

Escrito por Mercedes Roch para la Edición #110 de Enciclopedia Asigna, en 03/2022. Mercedes es Profesora y Licenciada en Historia, egresada de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Maestranda en Estudios Culturales Latinoamericanos. Autora de Primeras (Editorial Malisia).