Definición de Biodiversidad importancia, países megadiversos, y ejemplos

Carlos F. Lira Gómez
MSc. en Ciencias Marinas

La biodiversidad o diversidad biológica es el conjunto de todas las variaciones que pueden presentar los seres vivos sobre la tierra. Este término contempla no solo las diversas especies existentes sino también las variaciones heredables que pueden existir dentro de una misma especie (diversidad genética) y las variaciones producto de las interacciones entre organismos y el ambiente donde viven (diversidad ecosistémica).

Consideraciones generales

Las especies existentes actualmente en nuestro planeta no son las mismas que han existido a lo largo de la historia, pues, estas son el resultado de mecanismos evolutivos ancestros- descendientes tales como: las mutaciones, deriva génica, selección natural, entre otros; que conllevaron a la formación de nuevos taxa o especies.

Aun existiendo dichos mecanismos evolutivos, no todas las especies ancestrales lograron adaptarse o sobrevivir a los cambios que ha sufrido la tierra, o a la aparición de nuevas especies depredadoras o competidoras por recursos, y se extinguieron sin dejar descendencia evolutiva. En varias ocasiones a lo largo de la historia de la tierra han ocurrido procesos de extinción masiva de especies.

Actualmente, los científicos consideran que estamos atravesando una etapa de extinción masiva, acelerada por los cambios ambientales ocasionados por el ser humano (antrópicos). Como consecuencia de esto, aunado a una mayor comprensión de que nuestra pervivencia como especie en este planeta depende de la existencia de otras especies, y al hecho de que cada día se descubren nuevas sustancias provenientes de diferentes organismos y que son potencialmente útiles para la industria o la medicina, se ha incrementado el interés general en la biodiversidad y su conservación.

Los procesos o mecanismos geológicos, ecológicos y evolutivos que han llevado a la aparición de las especies actuales son únicos e irrepetibles en cada región, debido a ello, la diversidad biológica no se distribuye uniformemente en la tierra, sino que existen lugares (hot spots) donde se concentra una mayor diversidad.

Importancia de la biodiversidad

De Vlad61_61

Desde el punto de vista genético, la biodiversidad otorga a las especies mayor capacidad de resistir a enfermedades y a posibles cambios en las condiciones ambientales. La diversidad genética de una especie particular determina su capacidad potencial para adaptarse a nuevas condiciones en su entorno y sobrevivir a las fluctuaciones de un ambiente cambiante.

La variabilidad genética natural de las especies permite realizar estudios para mejorar la calidad de especies sujetas a cultivo, las cuales poseen menor diversidad de genes que sus pares silvestres.

A nivel específico, cada especie juega un papel en el ecosistema donde se encuentra, y a mayor diversidad de especies, más complejo y estable será este ecosistema. La diversidad taxonómica y la ecosistémica proveen al ser humano de ciertos bienes y servicios ambientales, los cuales tienen valor económico tanto directo, como indirecto o incluso ético.

Países megadiversos

Más del 70% de la biodiversidad conocida se concentra en sólo 17 países, la mayoría de los cuales se encuentran en el continente americano (Brasil, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, México, Perú y Venezuela), mientras que cinco se encuentran en el continente asiático (China, Filipinas, India, Indonesia y Malasia), tres en África (Madagascar, República Democrática del Congo y Sudáfrica), mientras que los dos restantes se encuentran en Oceanía (Australia y Papúa Nueva Guinea).

A pesar de la alta proporción de biodiversidad que albergan, estos 17 países ocupan sólo cerca del 10% de la superficie mundial. Estos países concentran un alto número de especies endémicas, más del 66% de los vertebrados no peces y cerca de 75% de las especies de plantas superiores. Debido a ello, estos países han sido denominados megadiversos.

Clasificación y ejemplos de los servicios ambientales

Servicios de aprovisionamiento: Acá se incluye tanto el suministro de alimento, como de otros bienes que benefician directamente al ser humano, tales como madera para construcción o como combustible, medicinas, etc.

Servicios reguladores: Son todas las funciones que desempeñan los ecosistemas y que van a beneficiar no solo a los ecosistemas que los generaron sino también al ambiente en general, tales como la captura de dióxido de carbono (que sirve para regular el clima), la protección de suelos y costas de la erosión del agua y del viento, la depuración de aguas y aire contaminados, entre otros.

Servicios culturales: La riqueza cultural de la humanidad se apoya y alimenta de la biodiversidad, áreas naturales consideradas como sagradas por ciertas culturas o la belleza del paisaje que atraen a cientos de turistas en distintas partes del mundo son ejemplo de ello.

Servicios de apoyo: Procesos ecosistémicos naturales que son esenciales para su funcionamiento, pero que no generan beneficios directos, tales como la formación de suelos.

Principales amenazas

1. Pérdida de hábitat

El deterioro y la destrucción de los ambientes naturales, como bosques, matorrales, humedales, etc., producto de la expansión de las actividades agrícolas, industriales, turísticas y otras actividades antrópicas, son algunas de las principales causas de la pérdida de la diversidad biológica.

Anualmente más de 20 millones de hectáreas de bosque son destruidas, y se estima que ya se ha perdido más de la mitad de la superficie original de los bosques existentes. Entre 1990 y 2010, la mayor reducción en estos tipos de hábitat se observó en Asia meridional y África, donde la tasa de destrucción anual fue de 0,77% y 0,56%, respectivamente.

Precisamente, los bosques representan los ecosistemas más ricos en biodiversidad, alojando a más del 75% de las aves y anfibios y cerca del 70% de los mamíferos, mientras que solo los bosques tropicales contienen cerca del 60% de las especies de plantas vasculares.

Mientras mayor sea la facilidad de acceso a un ecosistema, mayor su probabilidad de ser intervenido. Los bosques, las selvas (tanto húmedas como secas), manglares y matorrales, son los ecosistemas que han sufrido mayor degradación, pues están entre los más productivos y/o con mejores suelos.

El problema se agrava porque generalmente la destrucción de estos hábitats ocurre en forma reticular, formándose “islas” ecosistémicas aisladas unas de otras, entorpeciendo, y en la mayoría de los casos impidiendo totalmente el flujo genético entre ellas.

2. Introducción de especies exóticas y homogenización biótica

Cada especie juega un rol en el ecosistema donde se encuentra naturalmente, estableciéndose un equilibrio dinámico entre las poblaciones de cada una de estas especies. Cuando las condiciones cambian, ya sea natural o artificialmente, este rol puede cambiar y el equilibrio del ecosistema puede alterarse, hasta lograr una nueva condición de equilibrio.

La migración o el traslado de especies a otros ambientes que no son los que habitan naturalmente puede afectar negativamente a las especies autóctonas. Desde que el ser humano desarrolló la capacidad de cultivar plantas y criar animales, ha favorecido unas pocas especies (ovejas, cochinos, maíz, trigo, etc.) en detrimento de otras, y cuando se ha desplazado a nuevas áreas ha llevado consigo estas especies y otras no deseadas, pero que han conseguido ventajas en convivir con el hombre (ratas, cucarachas, etc).

Más de 55.000 millones de animales domésticos acompañan al hombre actualmente, y en las próximas cinco décadas se estima que este número se habrá duplicado. Estas especies causan un impacto negativo sobre la biodiversidad local. Por ejemplo, se ha estimado que el gato doméstico es uno de los principales responsables de pérdida de diversidad biológica local en islas donde ha sido introducido.

El desarrollo de tecnologías nuevas para cultivar especies no tradicionales (camarón tigre, langostas, etc.), el interés en la cría de especies exóticas (serpientes, insectos, aves, peces, plantas ornamentales), la construcción de canales de navegación (canal de Panamá, canal de Suez) y el incremento de las rutas de comercialización e intensidad de intercambio de bienes y servicios ha aumentado a proporciones alarmantes la introducción voluntaria o accidental de especies exóticas en nuevas localidades, convirtiendo a este fenómeno en uno de los principales problemas que afectan a la biodiversidad a escala global.

3. Contaminación y calentamiento global

La Revolución Industrial de finales del siglo XVIII, significó un incremento exponencial del uso de los recursos, así como de la producción de materiales de desecho, que al ser descargados en la atmósfera, los cuerpos de agua, o ser depositados en tierra, han incrementado también exponencialmente la contaminación y la degradación ambiental.

Metales pesados, desechos plásticos, materiales radioactivos, o simplemente materia orgánica de desecho, se han convertido en un problema difícil de manejar y han llevado a la degradación ambiental general del planeta.

Las especies más tolerantes a este estrés ambiental prosperan en detrimento de las más sensibles, que se desplazan a otras zonas menos impactadas o simplemente se extinguen, muchas de estas especies se extinguirán sin llegar a ser conocidas nunca por el ser humano.

Las especies sésiles o de movilidad restringida como las plantas, y en ambientes acuáticos especies como corales, esponjas, ascidias, son particularmente susceptibles a la degradación de la calidad ambiental por contaminación.

Esta contaminación ha llegado a niveles de cambiar el pH de los ambientes acuáticos, ocasionar lluvias ácidas, incrementar la temperatura general del planeta, y otros impactos que han ocasionado la extinción de gran cantidad de especies, y han colocado a otras en un punto de pronta extinción en el futuro inmediato.

Por su parte, el calentamiento global ha incrementado la ocurrencia de incendios forestales, la intensidad y ocurrencia de tornados y huracanes, el nivel del mar, las inundaciones, la temperatura de los océanos, el derretimiento de los casquetes polares y otros fenómenos a escala planetaria, que ponen en riesgo la diversidad biológica general.

4. La sobreexplotación

El uso de los recursos naturales por encima de su capacidad de renovarse ha conllevado a la pérdida de numerosas especies de animales y plantas, y ha colocado a otra gran cantidad de ellas en graves peligros que amenazan su supervivencia en el futuro inmediato.

La pesquería descontrolada y/o altamente tecnificada de muchas especies comerciales y no comerciales (incidentales), ha llevado a que cerca del 25% de los recursos pesqueros estén sobreexplotados, y que sus niveles poblacionales estén por debajo del tamaño que maximice su uso sustentable. Un ejemplo de esto lo constituyen tiburones y rayas, de los cuales más del 30% de las especies conocidas están catalogadas como vulnerables o cualquier otra de las categorías de amenazas establecidas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Definición siguiente. Biodiversidad >>

Referencias bibliográficas

Tellería, J.L. (2013). Pérdida de biodiversidad. Causas y consecuencias de la desaparición de especies. Memorias de la Real Sociedad Española de Historia Natural. 2da época, 10: 13-25.

Pujol, L. (2007). Biodiversidad y su importancia para la sustentabilidad. UAIS-EBIO-400-001: 1-7.

Oberhuber, T.; Lomas, P.; Duch, G. & Reyes, M. 2010. El papel de la biodiversidad. Dossier. Centro de Investigación para la Paz: 1-36.

Caruso, G.; Broglia, V. & Pocovi, M. (2015). Diversidad genética. Importancia y aplicaciones en el mejoramiento vegetal. Lhawet/ Nuestro entorno, 4(1): 45-20.

Autor

Escrito por Carlos F. Lira Gómez para la Edición #112 de Definición MX , en 05/2022. Carlos es MSc. en Ciencias Marinas, mención Biología Marina del Inst. Oceanográfico de Venezuela, UDO. Profesor de Carcinología y Zoología Gral. en la UDO.