Definición de Terrateniente historia, y características

Roberto A Sanchez
Mercedes Roch
Lic. en Historia

Un terrateniente es una persona que posee amplias extensiones de tierra y, por esa condición, cuenta con una fuerte influencia en el curso de los hechos políticos y económicos. Aunque su origen data del momento en que la tierra se convirtió en un bien privado, es decir, en la Edad Antigua, aún en la actualidad hay terratenientes que conservan su poder en distintas partes del mundo.

Historia

En el período prehistórico las sociedades vivían en comunidades que se sostenían mediante la propiedad colectiva de la tierra, lo cual evitaba la aparición de desigualdades económicas entre las personas. No obstante, el descubrimiento de la agricultura generó un excedente que favoreció la acumulación de riquezas y, por lo tanto, el surgimiento de un sector privilegiado. En ese contexto, nacieron tanto la propiedad privada, como los terratenientes, es decir, aquellas personas que acumularon las tierras antes colectivas. En este sentido, ya las sociedades agrarias de la antigüedad, como Egipto, Grecia y Roma, contaron con terratenientes que, por su poder económico, tenían una fuerte incidencia en los asuntos políticos.

Posteriormente, en el período de la Edad Media, los terratenientes fueron quienes rigieron el modo de producción predominante: el feudalismo. Conocidos como señores feudales, no solo eran los poseedores de vastas extensiones de tierra, sino que también tenían el derecho a gobernar a las personas que allí habitaban, es decir, los siervos. A cambio del uso de esas tierras, los siervos estaban obligados a tributar a su señor y a responder a él en cuestiones políticas y militares.

Para los siglos XV y XVI, gran parte de los países europeos iniciaron su expansión, estableciendo colonias en distintas partes del mundo. Para el sistema colonial, los colonos que devinieron en terratenientes jugaron un rol fundamental en cuanto al control del territorio y de las poblaciones colonizadas. En este contexto, muchas de las personas que no podían ser terratenientes en Europa por una cuestión de linaje, se ofrecían para ser colonos en otras partes del mundo y así acumular tierras.

Con la explosión de la Revolución Industrial en el siglo XVIII, las estructuras sociales, políticas y económicas cambiaron radicalmente. Si bien los terratenientes continuaron existiendo, perdieron la potestad de operar directamente sobre sus trabajadores. Asimismo, se abrió paso al trabajo asalariado en detrimento de la servidumbre y la esclavitud. De todas maneras, en los hechos, los terratenientes conservaron su poder político de forma, más o menos, implícita.

Para mediados del siglo XX, las contradicciones propias del sistema terrateniente dieron lugar a diversas críticas y, en algunos países, se llevaron a cabo reformas agrarias con el objetivo de redistribuir aquellas tierras monopolizadas y reducir las desigualdades socioeconómicas. En distintas regiones las reformas propuestas no llegaron a cumplir sus objetivos, justamente por el fuerte peso político de los terratenientes. No obstante, países como Japón, Taiwán, Cuba son ejemplos de reformas agrarias exitosas que han contribuido a su desarrollo económico nacional y a la diversificación en la tenencia de la tierra.

Características

Si bien las características de los terratenientes varían según el tiempo y lugar que consideremos, en general comparten ciertos rasgos distintivos. En principio, como se ha mencionado, su característica central consiste en la posesión y control de vastas extensiones de tierras que normalmente se utilizan para la explotación agropecuaria, ya sea invirtiendo su propio capital o arrendando el terreno a otros productores. En este punto vale señalar que, debido a que la tierra es uno de los factores productivos que nunca se ha podido reemplazar por otro, al contar con latifundios, los terratenientes también tienen un importante peso en la toma de decisiones políticas y económicas.

La pregunta que puede surgir es: ¿cómo ha hecho una persona para acumular una cantidad de tierras que puede superar las diez mil hectáreas? La respuesta normalmente se haya en la herencia, es decir, en el hecho de que la propiedad de la tierra se haya mantenido en el seno de familias terratenientes generación tras generación. De esta forma, otra característica de los terratenientes es que su cantidad es reducida, simplemente por el hecho de que la tierra es un recurso limitado.

Es preciso destacar que el sistema que sustenta a los terratenientes ha sido ampliamente criticado por distintos motivos. En primer lugar, porque limita el acceso de la población a la tierra, aumentando la desigualdad; en segundo lugar, porque el oligopolio de la producción de alimentos y materias primas les permite controlar tanto su oferta como su nivel de precios; en tercer lugar, porque ello les brinda un gran poder para incidir en la política en favor de legislaciones y regulaciones que sean de su beneficio.


Referencias bibliográficas

Engels, F. (2017), “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado”, Archivo Marx-Engels de la Sección en Español del Marxists Internet Archive (www.marxists.org)

Autora

Escrito por Mercedes Roch para la Edición #127 de Enciclopedia Asigna, en 08/2023. Mercedes es Profesora y Licenciada en Historia, egresada de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Maestranda en Estudios Culturales Latinoamericanos. Autora de Primeras (Editorial Malisia).